En el marco del IV Encuentro empresarial y de talento humano, organizado por la Red de Enlace Profesional, se llevó a cabo la Conferencia “Innovación, más allá de las palabras”, a cargo de Carlos Alberto Restrepo Carvajal, Doctor en Dirección de Proyectos, Magister en Ingeniería, Magister en Administración, Especialista en Gerencia de Proyectos, Certificado PMP, certificado Design Thinking. En su intervención destacó que es necesario diferenciar mejoramiento e invento de innovación, e invitó a romper los paradigmas mentales para obtener verdaderos cambios dentro de las organizaciones y en el sector comercial, de servicios y productos.

Con estas dos frases “La innovación es el resultado neto del esfuerzo de una organización mediante el uso de diferentes medios para crear, producir, ofrecer bienes y servicios en un nicho determinado”, Chris (1997) y con la definición de Arango Londoño (2012) donde esta “puede ser vista como un proceso evolutivo en un ecosistema hetorogéneo y articificial, constituido por las interacciones entre individuos, los dispositivos y las características del entorno”, Restrepo Carvajal, inició su conferencia para familiarizar a los asistentes con la temática en cuestión.

A lo largo de su exposición se acercó principalmente al ámbito organizacional, corporativo, educativo y la necesidad de romper paradigmas, integrando conceptos relacionados con el ámbito ambiental, social, económico, y sobre todo cultural, donde se propenda por el mejoramiento del entorno, se favorezca el enraizamiento cultural y haya un empoderamiento hacia el crecimiento y rentabilidad de ese patrimonio empresarial. En este sentido, enfatizó el especialista, que se deben favorecer proyectos de encadenamiento productivo y financiero.

Igualmente, compartió la definición de innovación por parte de la Organicación para la Cooperación y el Desarrollo Económico OCDE, la cual considera que este término se refiere a la concepción e implantación de cambios significativos en el producto, el proceso, el marketing o la organización de la empresa con el propósito de mejorar los resultados; los cambios innovadores se ralizan mediante la aplicación de nuevos conocimientos y tecnología que pueden ser desarrollados internamente, en colaboración externa o adquiridos mediante servicios de asesoramiento o por compra de tecnología.

Desde esta óptica dijo que cuando estamos haciendo un proceso juicioso, riguroso de gestión de la innovación, los riesgos se deben disparar, por lo cual señaló que no hay que temer a los errores que se puedan presentar en ese recorrido hacia la innovación, que se hace paso a paso, a través del continuo de la innovación: atascamiento, creatividad, innovación comercial e innovación disruptiva.

Compartió entonces como la innovación disruptiva, incremetal, abierta y libre son claves para alcanzar los cambios deseados, introduciendo transformaciones en los atributos y características de ese producto o servicio.

Habló de ejemplos de innovación social, económica y ambiental con una alta disrupción al mencionar el metro de Medellín donde los usuarios del transporte público vieron otras formas de interactuar con este medio, con una alta interiorización de valor, que se ha logrado incoporar en el ámbito cultural y el servicio estatal como tal, donde hay una apropiación del mismo, evitando que sea dañado y que por el contrario tenga una alta apreciación y significación.

Así mismo se centró en la innovación abierta de Chesbrpugh, que expresa como las empresas van más allá de los límites internos de su organización y donde la cooperación con profesionales externos tiene un papel fundamental; y en la innovación colaborativa que permite integrar perspectivas disimiles en propuestas unificadas para el desarrollo de estrategias, nuevos negocios y habilidades, que cambien el juego del mercado, siguiendo de cerca un pensamiento sistémico que motive e inspire, implemente ajustes, desarrolle prototipos, evalue y explore, organice y priorice, generando conexión e interrelación entre las partes involucradas.

Al respecto Carlos Alberto Restrepo, con más de 20 años de experiencia general y específica, gerenciado proyectos en resposabilidad social empresarial, gestión educativa y de riesgos, sostenibilidad, gestión de innovación y gestión estratégica, talento humano y formulación estratégica de proyectos, explicó: “En la innovación yo estoy buscando equipos autodirigidos, con empoderamento. Que no tenga que decir el jefe que hacer. Que el equipo dirija sus propias métricas e indicadores”.

Advirtió de la necesidad de conocer los diez puntos claves de la innovación abierta en el ámbito empresarial: compromiso y participación de la dirección, información, gestión del conocimiento, los trabajadores son el centro, gestionar la libertad, errar está en el ADN, la redarquia (modelo organizativo emergente basado en las interacciones que múltiples agentes mantienen entre sí cuando comparten su talento y su conocimiento de forma abierta y transparente), compartir, no hay métodos ni biblias”.

En este punto, indicó: “La información tiene que trascender, estar a la mano para tomar buenas decisiones. Hacer que el conocimiento tácito (asociado a nuestra experiencia y que no está en el papel, no está escrito, no está estructurado en procesos) y el explicito, funcione en la organización. La tarea es pasar del conocimiento tácito al explícito, crear conocimiento y transmitirlo, cuidarlo y salvaguardarlo”. También comentó: “Hay que gestionar la libertad; yo tengo que permitir que el equipo lleve sus conocimientos y habilidades y prácticas a la organización, haciendo partícipe a los involucrados”.

Finalmente subrayó que la base de la innovación es el método científico. “El mismo me permite observar, llegar a aproximaciones, establecer una hipótesis, y eso es lo que encontramos en un proceso de gestión de la innovación. Hay que romper paradigmas y atreverse a realizar acciones disruptivas con relación a las formas tradicionales de hacer las cosas. Hay que empezar a hacer las cosas diferentes, con técnicas como la de Scamper: Sustituir, cambiar, modificar, proponer, eliminar, reordenar, desarrollada por Bob Eberle, en la que mediante una lista de chequeo se generan nuevas ideas al realizar acciones sobre una idea base; se emplea para mejorar productos, servicios o procesos existentes. Es importante aplicar la fórmula de Victor Küpper: V= (C+H)* A, que significa Valor de una persona igual a conocimiento más habiliades por su actitud. A ustedes los van a reordar por el respeto al otro, por su empatía”.

Pasar de las palabras a los hechos y romper paradigmas mentales: es recorrer el camino hacia la innovación.