El Tecnológico de Antioquia inició labores académicas en 1983, como institución pública de educación superior dedicada principalmente a la formación técnica y tecnológica. La actual Institución Universitaria tuvo sus orígenes en el Centro Educacional Femenino de Antioquia -CEFA-, el cual, en 1979, fue facultado para ofrecer programas de educación superior en la modalidad tecnológica. En ese año se compartía la sede y la estructura administrativa con los programas de educación media vocacional.

En 1979, mediante el Decreto 00262, emanado de la Gobernación de Antioquia, se convirtió en establecimiento público descentralizado del orden departamental. A su vez, la Ordenanza 48 de 1979 determinó que el desarrollo académico del Instituto debía realizarse en dos niveles: el de educación media vocacional y el de educación superior en la modalidad de formación tecnológica.

El Acuerdo 181 de diciembre de 1982, expedido por el ICFES, concedió licencia de funcionamiento a los programas de Tecnología en Educación Especial, Educación Preescolar y Educación Básica.

El 14 de marzo de 1983, se iniciaron las clases de estos tres programas, desarrollados combinando la metodología presencial y a distancia. Posteriormente, se implementaron otros tres nuevos programas: Administración Documental y Micrografía, Secretariado Comercial y Gerontología.

Mediante la Ordenanza 56 del 14 de diciembre de 1989 se modifica el nombre de Instituto Central Femenino por el de Tecnológico de Antioquia, acto administrativo que le dio identidad como una institución educativa de nivel superior.

En 1992, la Ordenanza 13 del 18 de diciembre desagrega la educación media vocacional de los programas de educación superior, conformándose dos instituciones independientes administrativa y financieramente: el CEFA y el Tecnológico de Antioquia.

A finales de 1993, el entonces gobernador de Antioquia, Juan Gómez Martínez, dotó al Tecnológico de Antioquia de una sede propia, mediante la compra de parte de las instalaciones de la Universidad Pontificia Bolivariana, en la Avenida La Playa, según Decretos 0158 del 20 de enero de 1994 y 3805 del 27 de septiembre de 1993, con una inversión de $1.800 millones.

Como otro gran paso en el proceso de crecimiento y transformación a Institución Universitaria, el entonces gobernador de Antioquia, Álvaro Uribe Vélez y el rector del Tecnológico de Antioquia, Humberto Saldarriaga (Q.D.E.P), firmaron el 18 de noviembre de 1997, la escritura pública de compraventa de la actual sede, en el sector de Robledo, de 37.992 metros cuadrados, la cual posibilitó aumentar la cobertura educativa y mejorar las condiciones académicas, administrativas y de bienestar para toda la comunidad universitaria.

Las labores académicas en la sede central de Robledo se iniciaron en el primer semestre de 1999, campus que ha tenido un permanente crecimiento y modernización, en cuanto a su infraestructura física y tecnológica, rodeado por bellos escenarios y espacios naturales.

El 26 de febrero de 2008, se constituye en otra fecha trascendental, pues, mediante Resolución 3612 del Ministerio de Educación Nacional, la Institución adquirió el carácter académico de Institución Universitaria. Igualmente, el 14 de marzo de este año, es una fecha especial para el Tecnológico de Antioquia, debido a la entrega, por parte del ICONTEC, del Certificado de Gestión de Calidad NTC – ISO 9001:2000 y NTCGP 1000:2004 para las actividades de docencia, investigación y extensión, en los campos técnicos, tecnológico y profesional universitario. La Institución recibió la recertificación por parte del Icontec en el 2011, renovada hasta la fecha, a partir de los procesos de gestión de la calidad.

En el 2008, la celebración de los 25 años de vida académica del Tecnológico de Antioquia, se dio a la par con la entrega y construcción de importantes obras de infraestructura, entre ellas, la Biblioteca Tecnológica y adecuaciones físicas en zonas aledañas, la remodelación del Bloque 10 de Bienestar Institucional y Extensión, la construcción del Centro de Investigaciones Tecnológicas de Innovación y Apropiación, el cambio de alcantarillado y la piscina semiolímpica.

El 11 de noviembre de 2008, se da inicio a la administración “Educación sin Fronteras”, a cargo del rector, Lorenzo Portocarrero Sierra. Las metas, a partir de la fecha, han estado enfocadas a fortalecer la regionalización, la investigación y los programas técnicos, tecnológicos, universitarios y de posgrado, como una Institución líder en el orden departamental y competitiva en los ámbitos nacional e internacional, articulada a los planes de desarrollo nacional y departamental, desde su PEI, Visión Mega y Plan de Desarrollo Institucional.

Su programa de gestión se desarrolla bajo cinco líneas estratégicas, en las que se ha alcanzado el fortalecimiento físico y financiero de la Institución, la ampliación de cobertura en el Área Metropolitana, la modernización y actualización de la plataforma tecnológica mediante la implementación de servicios académicos en línea, la creación de nuevos programas, la internacionalización, la investigación y la modernización corporativa. Su plan está ligado a la ejecución de acciones de Responsabilidad Social Universitaria, las cuales se integran a las políticas de calidad académica, con el desarrollo de procesos de acreditación, como una de las prioridades en los planes institucionales.

Además, en el marco del Plan de Desarrollo 2011 – 2015 “Educación sin Fronteras”, se han adelantado importantes proyectos como la construcción del sendero de la paz, el complejo financiero y centro de negocios, mejoramiento y dotación de laboratorios, biblioteca, bases de datos, centro de idiomas, salas de cómputo, entre otros proyectos de mejoramiento de la calidad académica y administrativa. Por su parte, entre 2016-2020 ejecuta el Plan de Desarrollo TdeA, educación con calidad.

También, se destaca la aprobación de nuevos programas de pregrado tales como los programas universitarios en: Negocios Internacionales, Administración Financiera, Ingeniería Ambiental, Ingeniería en Software, Profesional en Criminalística, Contaduría Pública; Psicología, Trabajo Social, Derecho; además de los primeros posgrados en la historia de la Institución, del orden de especializaciones y maestrías.

El Tecnológico de Antioquia-Institución Universitaria, ha contribuido significativamente al desarrollo y progreso de la ciudad y el departamento, mediante la formación de cerca de 40.000 profesionales graduados hasta el segundo semestre de 2019.

El TdeA avanza en los procesos académicos, sostenibilidad financiera y ambiental, proyectos de infraestructura física y tecnológica, buenas prácticas de gobierno corporativo y gerencia organizacional eficiente y transparente, acreditación de programas de alta calidad, gestión de registros calificados de nuevos programas y la renovación de otros, incremento de la planta docente de tiempo completo y alta formación de la misma, clasificación y avances de los grupos de investigación, internacionalización y una nutrida dinámica en cultura, deportes, salud, promoción socioeconómica y responsabilidad social universitaria.

Es así como, gracias a su dinámica de autoevaluación, planes de mejoramiento y consolidación de los procesos de calidad, el 22 de agosto de 2016, mediante la Resolución 16890, obtiene la Acreditación Institucional de Alta Calidad, otorgada por el Ministerio de Educación Nacional.

En la actualidad (período 2019-02), cuenta con 36 programas académicos distribuidos en los niveles técnicos profesionales (4), tecnológicos (10), profesionales universitarios (12), especializaciones (4) y maestrías (6). Cada uno de ellos cuenta con su debido registro calificado y once con acreditación de alta calidad de trece acreditables. En conjunto, estos programas se adscriben a las facultades de Ciencias Administrativas y Económicas, Educación y Ciencias Sociales, Derecho y Ciencias Forenses, e Ingeniería.

La Institución Universitaria se ha constituido en un referente de calidad, en el sector de la educación superior del departamento y del país, cuyos procesos avanzan desde el mejoramiento permanente para el desarrollo tanto administrativo como académico.